Las formas pueden practicarse por si solas con miras a la salud y el bienestar. Los chinos creen que todas las cosas tienen Qi y todo lo que tiene Qi tiene yin y yang. Estos dos opuestos complementarios pueden además dividirse en Cuatro Formas (Yin Mayor y Menor; Yang Mayor y Menor), los Cinco Elementos y los Ocho trigramas, como figura en Yijijin. Cuando el yin y el yang del cuerpo están desequilibrados, la falta de armonía puede conducir a varias clases de enfermedades.

Para aquellos que toman en serio la destreza marcial, Lohan Qigong contiene la clave de los secretos de las técnicas avanzadas. En el nivel primario, funciona principalmente con los aspectos físicos del Kung Fu las posturas, movimientos de los pies, puñetazos y patadas. La fuerza proviene de los músculos y huesos. Es externo y superficial. Para progresar a niveles más altos, hay que trabajar con el cuerpo, mente y espíritu como un todo íntegro; en otras palabras, los aspectos internos de Kung Fu. Para lograr esto, se debe trabajar con el Qi, nuestra fuerza vital intrínseca. Aquí es donde el Lohan Qigong entra con certeza.

En términos de formas. las 18 Manos Lohan se enseñan normalmente al inicio del segundo nivel y el Siu Lohan, al final; el Dai Lohan se enseña al inicio del nivel avanzado y el Taiji, al final. En cuanto al Wuji, es una búsqueda sin fin para la perfección, tal y como implica su nombre ("EI Gran Último").

Consultas

Fields with (*) are required.
Verificar si es Humano
Volver